El rover Peserverance, quinto vehículo que la NASA envía a Marte y la misión más ambiciosa de la agencia espacial estadounidense al Planeta Rojo, llega a su objetivo este 18 de febrero.

Los ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, donde se administra la misión, han confirmado que la nave espacial está en buen estado y en camino de aterrizar en el cráter Jezero.

La misión está centrada científicamente en descubrir si alguna vez hubo vida en Marte en el pasado. Jezero es una cuenca donde los científicos creen que un antiguo río desembocaba en un lago y depositaba sedimentos en forma de abanico conocido como delta. Los científicos creen que el medio ambiente aquí probablemente haya conservado signos de cualquier vida que se afianzara hace miles de millones de años, pero Jezero también tiene acantilados escarpados, dunas de arena y campos de rocas.