ECUADOR: ENCONTRARON UN NARCOSUBMARINO EN LA COSTA CERCA DE LA FRONTERA CON COLOMBIA

La Unidad Antinarcóticos de la Policía Nacional del Ecuador encontró un narcosubmarino frente a la costa norte de la provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia.

Un submarino semisumergible de origen artesanal o narcosubmarino, también conocido como submarino Big Foot, es un vehículo marítimo autopropulsado especialmente construido principalmente por narcotraficantes mexicanos o colombianos para contrabandear cocaína desde Colombia a los Estados Unidos y Europa. Algunos son submarinos son capaces de moverse bajo el agua, pero otros responden a diseños que no pueden soportar la presión cuando están completamente sumergidos.

Tras el descubrimiento realizado en las aguas al norte del Ecuador, se tomaron varias medidas de investigación para verificar los indicios que pudieran explicar la presencia del vehículo marítimo en el sitio del hallazgo. Incluso los lugareños fueron quienes reportaron la presencia de un extraño barco que no parecía un barco de pesca.

Así se desplegaron unidades de investigación en varios lugares para determinar quién era el propietario del semisumergible y si estaba respondiendo a alguna supuesta situación delictiva. No se dieron más detalles sobre si el vehículo fue arrastrado por las olas o sufrió algún daño mecánico y quedó a la deriva en el mar.

En la década de 1980, las lanchas rápidas eran populares entre los narcotraficantes debido a su alta velocidad de día y de noche; pero con las actualizaciones en el uso de las tecnologías de ubicación por radar, el uso de aeronaves de patrulla marítima y patrullas costeras y oceánicas, los narcotraficantes han introducido cambios y adaptado nuevos métodos y tecnologías para evitar ser detectados en el mar. Así diseñan y construyen submarinos semisumergibles cada vez más sofisticados.

Hoy un submarino semisumergible para el transporte de drogas de 20 metros puede transportar unas 10 toneladas de cocaína a una velocidad de 23 km/h.

La Marina de los EE. UU. capturó por primera vez un submarino que transportaba drogas en 2006, a unos 145 kilómetros al oeste de Costa Rica. Los marineros estadounidenses lo llamaban Bigfoot porque habían oído rumores de esos barcos secretos, pero nunca los habían visto.

En 2006, las autoridades estadounidenses anunciaron el descubrimiento de tres submarinos de drogas; en 2008, informaron haber encontrado 10 barcos al mes, pero la tripulación del semisumergible hundió su propio barco para destruir cualquier evidencia de irregularidades. Incluso los traficantes de drogas hacían viajes de dos semanas a los Estados Unidos con cargamentos que parten de puertos clandestinos en Colombia, Perú y Ecuador en las costas del Pacífico.

La Policía Nacional continúa investigando y solicitando información, si la hubiere, para esclarecer este hecho. En junio de 2018, los infantes de la marina ecuatoriana descubrieron una embarcación similar de 20 metros de largo que transportaba hasta 10 toneladas de cocaína durante un viaje.

El barco está enterrado en la costa de la isla Santa Rosa, en San Lorenzo, provincia de Esmeraldas a 4,3 millas náuticas de Casas Viejas, una localidad en el departamento de Nariño, al sur de Colombia al otro lado de la frontera.

En diciembre del mismo año, también se descubrió otro semisumergible, en construcción con el 60% de avance, en la zona de El Cauchal, en la isla Santa Rosa, a unos 40 minutos aguas abajo del puerto de San Lorenzo.

Fuente: Infobae.