03/12/2022

EL OVIÁCHI DUPLICA SU ALMACENAMIENTO EN SOLO TRES MESES

Hace apenas tres meses era alarmante la situación, productores del Valle del Yaqui, empresarios y ciudadanos estaban preocupados por la sequía que se estaba viviendo y las graves consecuencias que se esperaban para los próximos meses en el sur de Sonora. 

En ese entonces, se convirtió en la segunda sequía más grave de la historia, pues los bajos niveles de agua en la presa Álvaro Obregón “El Oviáchic” ocasionaron que reaparecieran las ruinas de lo que fue la iglesia, escuela y panteón del pueblo viejo de Buenavista, situación que solamente se había registrado en el 2003. 

El pasado 12 de junio, la Diócesis de Ciudad Obregón realizó una misa en el mirador de la Presa para pedir por la lluvia, ya que los niveles de la misma se encontraban al 15.5 por ciento. 

Días después, la sequía se complicó más, pues llegó julio y los pronósticos de lluvia seguían bajos, lo que ocasionó que los niveles disminuyeran al 14.6 por ciento. 

Bastaron unas semanas para que el panorama empezara a cambiar, pues en lugar de registrarse una temporada con poca lluvia, agosto quedó plasmado en la historia al convertirse en el mes que más ha tenido captación de agua en las presas de la Cuenca del Río Yaqui. 

Y aunque la presa Álvaro Obregón “Oviáchic” no se benefició de manera directa por las precipitaciones, la Plutarco Elías Calles “El Novillo” llegó al 100 por ciento de capacidad, por lo que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) tuvo que desfogar el vital líquido a través del Río Yaqui. 

Con estas acciones, el “Oviáchic” incrementó sus niveles de manera considerable y actualmente supera una capacidad del 38 por ciento con un panorama diferente al que se tenía tres meses atrás. 

A pocos días de que inicie el ciclo agrícola en el Valle del Yaqui, el panorama de los productores es positivo y están en espera de llevar a cabo la actividad económica más importante de la región.

HAY QUE CUIDAR EL AGUA

El delegado de la representación de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en Sonora, Plutarco Sánchez Patiño, informó la importancia de buscar opciones de siembra que requieran menor cantidad de agua, pues de esta manera se pueden cuidar los niveles de la presa Álvaro Obregón. 

“Gracias al clima hoy en día el estado renace de esta sequía, ahora nos toca cuidar el agua, buscar cultivos que utilicen menor dotación volumétrica de agua, tecnificación de riegos, mejores canales, entre otras acciones que nos ayuden a cuidarla”, expresó. 

El gobierno federal, dijo, está en busca de que el programa de inyección de nubes quede de manera permanente para que las lluvias continúen en la sierra de Sonora y al mismo tiempo se beneficien las presas de la cuenca del Río Yaqui. 

Por otra parte, cajemenses consideran la importancia de fomentar el cuidado del agua en los niños y adultos, pues este líquido fundamental para vivir. 

“Yo tengo 57 años, toda mi vida he vivido en Ciudad Obregón, me tocó vivir la sequía del 2003 y todo fue muy alarmante, en este año todo indicaba que íbamos a lo mismo, es cierto que era por falta de lluvias, pero también vemos que no existe una cultura del cuidado del agua, a la gente no le interesa cuidarla la verdad”, comentó el señor Benjamín Castro Méndez. 

“Yo creo que si la gente no la cuida, las autoridades deben ser más exigentes y que sancionen a quienes la desperdician, ahorita que bueno que la presa se está recuperando pero no es algo de festejarse, porque si no se está cuidado muy pronto se nos va a acabar otra vez, así que antes de que eso pase los gobiernos deben actuar”, mencionó Sara Sánchez, de 45 años de edad.

Fuente: Expreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA ImageChange Image